Muñoz Nájar: “No se puede obligar a Southern a vender concesión de Tía María”

Lun, 02/13/2017 - 12:38 -- paolagomez
Jorge Turpo Rivas

Diego Muñoz Nájar analiza la situación económica y política de la región Arequipa y también opina sobre el proyecto Tía María en Islay.

 
Poco a poco el Parque Industrial, al costado del Terminal Terrestre, se va despoblando de empresas. La última en cerrar fue Aceros Arequipa. Pero hay otras que se mantienen y siguen creciendo. Diego Muñoz Nájar pertenece a la quinta generación de los Muñoz Nájar que fundaron y consolidaron la Bodega Nájar. Lo buscamos como presidente de la Cámara de Comercio de Arequipa para dialogar sobre la situación económica y política de Arequipa. Nos citó en las oficinas de su empresa. Este año, nos contó, viajó en motocicleta hasta Curahuasi, el pueblo apurimeño de donde trae el anís para fabricar el producto bandera de su bodega: el Anís Nájar. 
 
¿Si un amigo empresario del extranjero te pide un consejo para que le digas qué ciudad en el Perú tiene las condiciones para invertir, le recomendarías Arequipa?
–Sí, le recomendaría Arequipa y cualquier otra ciudad del país. Es que la brecha con países desarrollados es importante en cuanto a servicios, comercios, industria. Los inversionistas extranjeros tienen el know how bien claro y tienen años de experiencia. Para ellos, llegar a realidades como la nuestra es una oportunidad para implementar ese know how con costos controlados y rentabilidad.
 
¿Por qué hace más de treinta años Arequipa no tiene un candidato o una autoridad, digamos un alcalde, que provenga del sector empresarial?
– Por lo que representa la política en el país, es una actividad no muy grata. Una vez finalizado tu periodo, terminas con múltiples denuncias y nadie te defiende, tienes que sacar de tu bolsillo para pagar abogados. Otro motivo es que los empresarios han estado muy golpeados por la crisis y eso no ha permitido un desarrollo del sector empresarial, hemos tenido que dedicarnos a sacar adelante nuestras empresas. Y yo no estoy convencido de que los empresarios tengan que pasar a la actividad política, la política es una profesión como cualquier otra. Deberíamos preocuparnos de por qué no tenemos buenos políticos. Y además, que tengas éxito en la actividad empresarial no es sinónimo de que tengas éxito en la política.
 
En una reciente entrevista la gobernadora Yamila Osorio dijo esto de los empresarios: “Se creen abanderados para apoyar el desarrollo, pero cuando se les pide articular esfuerzos muchas veces dan la espalda, dicen ‘mejor no me meto’ (…) Tienen una posición y bastante tibia”.
– Es la opinión personal de ella, no la comparto. En los próximos dos años se van a invertir fondos privados por cerca de 600 millones de dólares. Cada uno en su rol. Los empresarios generando inversiones para generar desarrollo y el pago de impuestos. De dónde salen los sueldos del sector público, la plata para obras públicas. Tú sabes quién es el principal accionista de esta empresa (Bodega Nájar).
 
No, no lo sé.
– La Sunat (dice sonriendo). Y no gozamos en la región de una súperinfraestructura, ni servicios de primera, pagamos y no tenemos una adecuada retribución por lo que pagamos, así lo miramos como empresarios.
 
¿Este año ha sido positivo para la economía de Arequipa?
Arequipa viene creciendo. Este año ha crecido producto de la minería, por la entrada en producción de la ampliación de Cerro Verde. Venimos de bases interesantes que no teníamos en años pasados y son nuevas bases de crecimiento. Arequipa es diferente a hace diez años, es una metrópoli.
 
¿Y el futuro?
– Vemos con preocupación el futuro, porque uno tiene que sembrar para cosechar, y creo que ahora no estamos sembrando como en el pasado. Eso va a tener un efecto en las inversiones y en la cantidad de las inversiones. Si nosotros seguimos, por ejemplo, como en el caso de Tía María, obcecados con “no a la mina”, no generaremos desarrollo. Yo creo que sí pueden convivir la minería y la agricultura, lo tenemos aquí con Cerro Verde que está cerca a las chacras de Uchumayo, Yarabamaba o Tiabaya. Claro, tiene que haber una supervisión ambiental que brinde tranquilidad a la población.  La inversión trae desarrolló. De dónde vamos a sacar mil 400 millones de dólares (costo de inversión de Tía María) para seguir sosteniendo el crecimiento de Arequipa.
 
¿Compartes la idea de que Tía María debe hacerse pero no con Southern. Que venda su concesión a otra empresa?
- No, para nada, por qué vamos a obligar a Southern a vender.
 
Por sus malas prácticas.
– Pero esas malas prácticas, si se han probado, las han realizado determinados funcionarios, yo me imagino deberán ser castigados, pero no por esas malas prácticas de esos funcionarios, que deben ser uno o dos, vamos a culpar a toda la compañía. Me parece desproporcionado. No podemos obligar a una empresa privada a que venda su propiedad o la concesión que tiene.
 
Obligarlos no, pero hasta podría nacer de ellos.
–Si ven que tienen muchos problemas aquí, que vendan la concesión a una compañía interesada. Pero no me parece justo que la sociedad les diga: estas obligado a vender.
 
Dices que este año seguimos creciendo económicamente, pero uno abre los diarios y lee que Aceros Arequipa cerró su planta ¿Es un hecho aislado o una tendencia de nuestra economía regional?
–Dicen que se fueron por la competencia de productos chinos. Creo que es un hecho aislado que obedece a la realidad concreta de esa compañía. Además hay una desaceleración de la demanda interna en el sector construcción, supongo que con la planta que tienen en Pisco es suficiente para satisfacer su demanda. Y no es una empresa que sea intensiva en mano de obra, no hay una afectación importante en la economía de Arequipa.
 
El parque industrial se va quedando sin fábricas.
–Este parque industrial va a dejar de serlo. Los empresarios estamos preocupados porque hoy por hoy Arequipa no tiene una zona para la futura actividad empresarial. Tú me preguntabas qué le diría a un amigo inversionista, bueno, le diría también que hay un problema para conseguir un terreno de 50 mil metros cuadrados para instalar una industria.
 
¿Un año más sin Majes II, te suena a cuento?
– No es un cuento, es ineficiencia de las autoridades. Es ineficiencia pura.
 
Cinco meses del gobierno de PPK ¿Te ha decepcionado?
– Yo no tenía grandes expectativas, sabíamos que PPK tenía su talón de Aquiles en su soporte político. Una oposición muy fuerte de Fuerza Popular. Pienso que tiene gente muy capaz, pero no es suficiente. Es necesario tener gente que pueda conversar con otros grupos, con la oposición, con los gobiernos regionales y locales, canalizar sus aspiraciones.
 
¿Qué inversión debería marcar Arequipa en el 2017?
– El gasoducto, sin dudarlo. Es la más importante. Y es una obra que permitirá que los gobernadores regionales se unan por un objetivo común.
 
Comentabas que las empresas pagan sus impuestos y contribuyen al desarrollo, pero hay casos como el de Cerro Verde que la Sunat le ordenó pagar S/ 800 millones por regalías, pero prefirieron judicializar el caso.
– Entiendo que hay una interpretación del convenio de estabilidad tributaria que ellos tienen. El Poder Judicial definirá si el reclamo de la Sunat está fundamentado y si el convenio lo cubre.
 
Algunos alcaldes y hasta la gobernadora regional piden que Cerro Verde dé un aporte de 500 millones para obras ¿Crees que debería hacerlo?
–Cuando Cerro Verde formó la Asociación Civil que manejó los fondos de lo que se llamaba el óvulo voluntario, eran otros tiempos. Tienes que comparar los precios del cobre de esos años, estaban muy por encima de lo están ahora. No sé si estén en condiciones de dar aportes porque además vienen de hacer una inversión muy grande.
 
Desde la época de Yamel Romero y Daniel Vera, no teníamos a dos autoridades tan enfrentadas y divididas como lo están Yamila Osorio y Alfredo Zegarra. ¿Necesitamos un cura para reconciliarlos?
–Solo puedo decir que se necesita mucha madurez política para anteponer los intereses personales y trabajar en beneficio de la ciudad y la región.
 
¿Serás el empresario que se anime a postular a la alcaldía?
– No, no creo que tenga condiciones para la política.
 
¿Qué te aleja de la política?
– No me gusta. Honestamente no me gusta.
 
 
 
 
 
 
También te puede interesar: Luis Cáceres, su último juicio