Misterioso dueño del Melgar

Mar, 02/14/2017 - 13:23 -- paolagomez
Jorge Turpo Rivas

Jader Risqallah, dueño del Melgar, sigue invirtiendo en el equipo arequipeño mientras afronta investigación por presunto lavado de dinero.

 
 
La única vez que Jader Risqallah habló más de un minuto con la prensa fue en la final del 2015. Melgar había ganado el campeonato nacional ante el Sporting Crital en el estadio de la UNSA y cuando terminó el partido 3-2, Risqallah bajó a la cancha a festejar como si fuera un jugador más. Se le notó alegre y eufórico con una camiseta rojinegra que decía Melgar campeón. “Esto es un sueño, la gente no entiende, esto es un sueño. Esto no es un negocio como la gente piensa. ¿Qué se va a llevar el árabe? El árabe no se lleva ni m…. El árabe va a traer”, dijo.
La emoción le ganó a Jader Harb Rizqallah Garib y pretendió mostrarse como un benefactor, no como un empresario. Ha invertido más tres millones de soles para hacerse dueño del Melgar. Más que un sueño, es un gran negocio.
Se animó a hablar un poco más. “Espero que lo sepan valorar. Lo único que han hecho es atacar, atacar y atacar. Hemos hecho un trabajo serio, nada más”. “Todo esto fue contra todo, contra todos. La misma gente de Arequipa, periodistas. Pero Dios es grande hermano”. “Esto recién comienza. El sueño se hizo realidad. Solo queda agradecer al de arriba”, expresó y se fue a seguir festejando.
Si Melgar se consagraba bicampeón el último 18 de diciembre, seguro Risqallah habría reaparecido en público. Pero el campeonato lo ganó Cristal.
Risqallah tiene raíces palestinas. Se conoce que tiene una fábrica de plástico y hace negocios inmobiliarios. Nunca ha dado una entrevista extensa y detallada. En el 2014, cuando iniciaba su relación con el Melgar, los periodistas locales quisieron hablar con él en el local del club, pero Risqallah huyó montado en una motocicleta de un trabajador.
¿Oculta algo? Según José Suárez Zanabria, administrador temporal del Melgar, no es así.
 
¿Rizqallah ve la inversión en Melgar como un buen negocio? Le pregunté a Suárez Zanabria hace unos meses.
– Por supuesto que esto es un negocio. Yo estoy administrando el club, y Jader me financia. Yo le pago intereses. El Melgar, siendo una institución en proceso concursal, no tiene posibilidad alguna de hacerse un préstamo en el sistema financiero, ningún banco nos va a prestar. Pero hemos podido conseguir el financiamiento de Jader a tasas muy competitivas, incluso por debajo de lo que cobrarían los bancos.
 
Se comenta sobre el presunto origen ilícito del dinero de Rizqallah.
– Jader es un empresario exitoso, ha presentado sus declaraciones juradas y toda la documentación que acredita el origen lícito de su dinero.
 
Pero está investigado por lavado de dinero.
– Sí, pero se ha vencido el plazo de la investigación preliminar y la fiscal no ha podido denunciar. Ha pedido ocho meses más para investigar. Creo que ocho meses fueron más que suficientes para ver si el dinero tiene origen ilícito o no.
Ocurre que Inversiones Deportivas FBC Melgar SAC, empresa que compró más del 70% de la deuda del Melgar con la SUNAT por S/ 3 millones 14 mil, se creó meses antes de la transacción con un ínfimo patrimonio de mil soles. La crearon los socios Fernando Lanfranco Garrido Lecca y Roberto Celis Bojorquez. Una vez concretada la transacción con la SUNAT, ambos vendieron sus acciones a Jader Rizqallah.
Es por eso que Henry Bustinza, ex directivo del Melgar, denunció a Risqallah y su entorno por el presunto delito de lavado de activos. El caso está en manos de la fiscal Carol Cuba Peralta y se debe determinar de dónde proviene el dinero que se invierte en el equipo de fútbol.
Suárez Zanabria, quien también está involucrado en la demanda, dijo que la investigación fiscal lleva dos años y no hay resultados. “Se ha levantado el secreto bancario, la reserva tributaria, la reserva bursátil a las personas que han invertido en Melgar. Se han hecho auditorias y todo ha salido negativo; sin embargo, la investigación aún no ha terminado”, indicó la semana pasada.
Agregó que dos años son suficientes para determinar si hubo o no un ilícito. “Como abogado digo que todo va a terminar en nada, porque no hay ningún delito; sin embargo, hay que respetar los plazos, los procedimientos y estamos cumpliendo con todo lo que nos solicitan”, expresó en RPP.
Lo que también reveló Suárez Zanabria es que el 2016 la economía del Melgar terminó en azul. “El 2016 terminamos con los pagos al día con la deuda concursal y la deuda corriente que se genera por la misma marcha del club. Eso responde a toda una planificación”, dijo.
 
NEGOCIO
La inversión de Jader Risqallah en el Melgar ha tenido resultados en lo deportivo y lo económico. El equipo fue campeón el 2015 y subcampeón el 2016. Y según la empresa Transfermarkt, que se especializa en la valorización de los equipos de fútbol, el Melgar está valuado en 9 millones y medio de dólares. Mantiene una de las planillas más caras del fútbol nacional.
Los ingresos también han mejorado. Según cifras oficiales de la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP), la recaudación del Melgar en taquillas en el 2016 alcanzó los 4 millones 211 mil soles.
El fútbol es un negocio rentable y los principales ingresos no siempre llegar de la taquilla, sino de los derechos de transmisión televisiva. Melgar recibe cada año un millón 590 dólares por esos derechos. A eso hay que sumarle los 500 mil dólares por haber sido campeón del 2015 y el millón 350 mil dólares que le dieron por clasificar a la Copa Libertadores.
El “árabe”, como conocen a Risqallah, hizo un buen negocio. Lo malo es que todavía tiene cuestionamientos sobre el origen de su dinero. La investigación fiscal esclarecerá ese asunto.
 
¿Cómo conoció a Jader Rizqallah Garib? Le pregunté a Suárez Zanabria.
– Lo conocí en Lima. Él había hecho un préstamo al Melgar antes de que yo asumiera la administración temporal del club.  A mí me nombró una junta de acreedores, donde el principal acreedor era la Sunat. Yo soy exfuncionario de la Sunat y por la confianza que me tienen me hicieron la oferta.
 
¿Cómo definiría a Rizqallah? 
– Es un apasionado del fútbol. Y ahora es hincha acérrimo de Melgar.
 
 
 
 
 
También te puede interesar: Pelota de fútbol, el mejor juguete