Marcos Hinojosa: "No me quita el sueño ser alcalde"

Lun, 01/23/2017 - 13:43 -- paolagomez
Jorge Turpo Rivas

Desde que el alcalde de Arequipa, Alfredo Zegarra, lo convocó para que trabaje con él, Marcos Hinojosa se convirtió en un funcionario intocable.

 
Nada ni nadie lo mueve de la Municipalidad Provincial de Arequipa. Primero fue gerente de Transportes. Fue cuestionado y hasta denunciado por el uso indebido de una camioneta, pero Zegarra no lo despidió, lo cambió a la gerencia de Seguridad Ciudadana.
Hinojosa suele figurar más que el alcalde cuando monta sus operativos de seguridad. Hasta publicó un aviso con su foto en un diario local, mostrándose como líder de la ciudad. Por eso le dicen el segundo alcalde de Arequipa. En esta entrevista habla de su labor y sus ambiciones políticas.
 
¿Qué gasto se debe priorizar si es que se aprueba cobrar el servicio de serenazgo en los recibos de luz?
– En  principio hay que aclarar que no se aumentará el cobro. Simplemente se trata de que se pueda recaudar el 100% de los arbitrios que ahora tiene una morosidad de entre el 35 y 40 por ciento. Si se cobra en el recibo de luz, recaudaríamos el 100%, pero sin incrementar el costo actual.
 
¿Qué se haría con ese dinero?
– Hay que comprar más cámaras para las calles, implementar una base de seguridad más amplia, la actual está quedando chica.
 
¿Contratar más serenos?
– Tenemos 350 serenos, nos faltan más, pero nuestra prioridad sería crear una Escuela de Serenos para brindar un mejor servicio. Necesitamos capacitarlos, especializarlos, de qué nos sirve tener más gente si no están bien formados y guiados.
 
¿Se descartó el uso de armas no letales?
– No porque nadie lo ha prohibido, tal es el caso que en algunos distritos de Lima e incluso de Arequipa han comprado armas no letales.
 
¿Está en sus planes adquirirlas?
– Sí, lo haremos si es que se mejora el presupuesto, pero dando una adecuada capacitación al personal de seguridad.
 
¿De qué tipo de armas estamos hablando?
– Hay estas modalidades de armas no letales: el tipo aerosol, que es el gas pimienta o gas lacrimógeno; el shock eléctrico, que tiene una punta que emite una descarga y las varas de gomas. El objetivo de las armas no letales es neutralizar, no es ocasionar un daño al intervenido o una muerte, ninguna de estas armas llega a ese extremo.
 
¿Qué es más complicado ser gerente de Transportes o gerente de Seguridad Ciudadana?
– Con toda sinceridad le puedo decir que el objetivo del alcalde Alfredo Zegarra ha sido mejorar el transporte, seguridad y servicio al ciudadano. En transporte la prioridad es tener un sistema integrado que permita dar solución al problema que tenemos ahora. Y en seguridad recuperar la confianza del ciudadano. Con esa confianza podemos mejorar hasta el turismo  y el desarrollo económico. La seguridad influye en todo. Yo me siento reconocido y agradecido porque soy parte de esos dos objetivos del alcalde.
 
Pero no driblee mi pregunta ¿Qué es más difícil, lidiar con los transportistas o controlar la delincuencia?
– Cada campo tiene su complejidad, su aspecto positivo y negativo. No te puedo decir cuál es más complicado. Ambos son sectores muy sensibles para la población.
 
¿Por qué pusieron tanto empeño en cerrar todos los prostíbulos de la avenida Jesús y dejaron abierto solo dos en la avenida Mariscal Castilla?
–Es que esos dos están en un proceso de casación en la Corte Suprema en Lima, por eso hasta entró el Ministerio Público y no pudo cerrarlos. La Corte Suprema tiene una carga procesal que implica un retraso de 5 o 6 años para resolver estos casos. Nosotros hemos intervenido y no hemos podido cerrarlo porque cometeríamos abuso de autoridad.
 
Pasó algo similar cerca a la Universidad Católica, cerraron varias cantinas, pero dejaron abierto el Jakuna ¿Tiene algún privilegio?
– Lo hemos cerrado hace 15 días. (Pero volvió a abrir sus puertas). Como seguridad ciudadana iniciamos el proceso sancionador de este tipo de locales y los cerramos. Pero en ese proceso tiene que haber una resolución definitiva del área de fiscalización de la municipalidad que no depende de mí. Tiene que haber un proceso de ejecución coactiva, que tampoco depende de mí. Así, y hasta podemos ir a la revocatoria de la licencia como ha pasado con el Sky Blu (calle Siglo XX). El alcalde va a firmar la revocatoria de la licencia de ese local que es de un sin vergüenza apellidado Rosas Apaza. En su caso hicimos todo ese proceso, pero él igual anunció la gran reapertura del local, tuvimos que estar ahí viernes y sábado para impedirlo.
 
¿Le gustaba más el estilo del ex ministro del Interior Daniel Urresti o prefiere el del nuevo ministro Carlos Basombrío?
– Los dos tienen su estilo. Carlos Basombrío, con el logro de las facultades legislativas al Ejecutivo, podrá legislar sobre todos los problemas de la seguridad ciudadana. Por ejemplo mejorar lo referido a la flagrancia en la comisión de delitos, en el uso de armas no letales y permitir que los serenos puedan pedir el DNI  a los ciudadanos que intervienen, ahora no lo pueden hacer porque la ley no lo permite. Hay que modificar esas normas. Urresti era más de salir a  la calle y trabajaba en el campo.
 
Era más de su estilo.
– No, porque nosotros planificamos más para hacer un operativo, cumplimos cinco pasos: se organiza, se coordina, se decide, se supervisa y se mejora.
 
¿Le molestaba que le dijeran el Urresti arequipeño?
– No, eso fue cosa del periodismo, así me dijeron algunos de tus colegas, yo nunca dije que era el Urresti de Arequipa.
 
¿Cuál es su principal dolor de cabeza como gerente de Seguridad Ciudadana?
– La falta de cambio de actitud de la gente, sobre todo de los padres de familia. Ese es el problema de fondo, la pérdida de autoridad y de valores. Mira lo que ha pasado hace unos días, dos menores de edad pintarrajeando las paredes del Monasterio de Santa Catalina. Si hubiera un cambio de actitud muchas cosas se podrían solucionar muy fácilmente. No es posible que a las cuatro de la mañana haya adolescentes tomando en las calles, dónde están sus padres, pero cuando sucede algo le echan la culpa a la autoridad, al serenazgo y a la policía cuando los primeros responsables son los padres.
 
¿Abandonó usted su sueño de ingresar en política y ser alcalde?
– En estos momentos estoy abocado a la seguridad ciudadana, a cumplir con la misión que me ha dado el alcalde Alfredo Zegarra, ahí están mis cinco sentidos.
 
Muchos lo ven como el segundo alcalde de la ciudad o el alcalde en la sombra
– No, eso también lo dicen los periodistas. De ninguna manera, muy por el contrario Zegarra lidera la ciudad y tiene como objetivo recuperar la confianza de la población.
 
¿Pero tiene ambiciones políticas?
– Puedo tener alguna inquietud al respecto pero no me quita el sueño ser alcalde en este momento.
 
¿En algún momento de frustración ha dicho: ya no quiero saber nada con este cargo de gerente de Seguridad Ciudadana?
– Mi formación es de retos. Como militar estuve frente a Chile en el 75, en el 95 contra Ecuador y luego en la zona de emergencia. He sido jefe de ProVías Nacional y director de transportes, todos han sido retos y como tal los asumo. No pienso en dejar las cosas.
 
¿Qué metas cumplirá su gerencia hasta fin de año?
– Terminar de recuperar la calle Álvarez Thomas donde habían más de 25 huacterías, ahora hasta hay una iglesia y playas de estacionamiento. También recuperamos las calles Colón, Melgar y la avenida Jesús.
 
¿Es cierto que los prostíbulos que se cerraron en la Av. Jesús se están trasladando a Apima y otras zonas de Paucarpata?
– Algunos lo dicen, pero hay que comprobarlo con un seguimiento preciso. En lo que estamos trabajando es en hacer que nuestra ciudad sea amigable. Que el turista venga con toda confianza, que el estudiante con su celular pueda desplazarse por las calles sin temor.
 
 
 
 
 
También te puede interesar: Pobreza, ¿es posible acabar con ella?