Infarto: Sepa cómo evitarlo

Vie, 01/13/2017 - 10:35 -- paolagomez

Te brindamos cinco pautas que debes seguir para evitar un infarto al corazón.

 
Cada año fallecen en el mundo más de 17 millones de personas por una enfermedad cardiovascular. Se trata de la primera causa de muerte en el mundo. Un tiempo atrás, el cantante mexicano Juan Gabriel, fue una de esas víctimas y causó conmoción en sus admiradores. La arteriosclerosis, el principal enemigo. Produce un estrechamiento de las arterias que acaba impidiendo el correcto flujo de sangre. Pero no hay por qué morirse de un ataque al corazón, es algo que podemos prevenir siguiendo estos consejos.
 
1.- UNA DIETA SALUDABLE
Una dieta inadecuada es el factor de riesgo de muerte prematura más importante de todo el mundo desarrollado (con diferencia), y su incidencia en la enfermedad cardiovascular es determinante. Pero, ¿qué es una dieta saludable? Lo más importante es reducir el consumo de una serie de alimentos a la mínima expresión: azúcar, alcohol, carbohidratos refinados y, si se padece hipertensión, la sal. No pasarse con la carne roja y priorizar la ingesta de frutas, vegetales, cereales integrales, carnes magras, pescado y frutos secos. Cuanto menos procesadas sean nuestras comidas, mejor.
 
2.- DEJA DE FUMAR
El tabaco es una de las principales causas de muerte prematura evitable. Fumar influye además de forma perniciosa en otros factores de riesgo: disminuye nuestra capacidad para hacer ejercicio físico, incrementa la tendencia de la sangre a coagularse y disminuye el colesterol “bueno” (HDL). Los beneficios de dejar el tabaco se notan enseguida, así que no pierdas el tiempo.
 
3.- HAZ EJERCICIO
El sedentarismo es uno de los mayores factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular. Existe una relación directa entre la ausencia de ejercicio físico y la mortalidad cardiovascular. Pero, además, el sedentarismo contribuye a acentuar los efectos de otros factores de riesgo como la obesidad, la hipertensión o el colesterol.
 
4.- CONTROLA TU ESTRÉS
Se ha demostrado que el riesgo de infarto agudo de miocardio se duplica durante las dos horas siguientes a un episodio significativo de alteración emocional. El estrés se produce, en menor y mayor medida, según la intensidad de un estímulo exterior y la capacidad que tenemos cada uno para responder ante él. Es importante que busquemos ayuda médica (en este caso, psicológica) si nos vemos desbordados en nuestro día a día.
 
5.- PROCURA NO ESTAR SOLO
Aunque se trata del factor de riesgo menos estudiado, hay evidencia científica suficiente para afirmar que la depresión, la soledad o la falta de apoyo social –tres cosas que suelen ir de la mano–, pueden provocar problemas cardiovasculares. Las personas solitarias tienen mayores valores de tensión arterial y frecuencia cardiaca. ¿Por qué ocurre esto? La soledad hace que tengamos hábitos de vida menos saludables, pues no hay nadie que se preocupe por nosotros; pero, además, eleva los niveles de cortisol (la hormona del estrés), ya que los individuos que encuentran un menor apoyo en su entorno precisan estar en un mayor estado de alerta.