Frutas de temporada, a comerlas

Mar, 02/14/2017 - 14:02 -- paolagomez
Sandra Delgado

Porque son más sabrosas, sanas, económicas, buenísimas e indispensables las personas deben consumir frutas de temporada.

 
¿Porqué debemos comer de dos a tres unidades de frutas al día? Porque son más sabrosas, al crecer en la región en que vivimos, donde se recoge en el punto de maduración conservando todo su sabor y aroma. Son más sanas, ya que requieren menos uso de pesticidas o productos químicos. Más económicas, ya que se producen en las regiones y no requieren ser importadas, lo que reduce los costos y por ende los precios son más competitivos y su producción es mayor. Y son indispensables para una buena alimentación y nutrición de las personas.
Las frutas nos hidratan, pues tienen un alto contenido de agua; contienen hidratos de carbono porque tienen azúcares (que son más cuando la fruta está dura); dan fibra y minerales como el plátano bueno para las personas que sufren de hipertensión arterial; y al consumirse crudas son fuente importante de vitaminas.
Claudia Zavala, médico cirujano especialista en medicina alternativa recomienda, además de comer de 2 a 3 frutas al día, tomar dos litros de agua pura al día y dos porciones de vegetales. “Es una dieta alcalina a base de frutas y verduras crudas que además ayudan a la piel a mantenerse tersa, al cabello le da más brillo y evita su caída y hace más fuertes las uñas”.
La especialista recomienda desayunar un jugo de frutas, a media mañana comer una fruta entera, en el almuerzo una ensalada, a media tarde otra ensalada y en la noche otra fruta; y recuerda que las frutas deben comerse siempre primero que las comidas cocinadas, de preferencia media hora antes, ya que así ayudarán en la digestión, pues demoran en digerirse de 15 a 30 minutos, mientras que las carnes 3 horas por cada una.
Según Zavala todas las frutas son saludables, pero hay algunas que se deben evitar comer en las noches por la excesiva cantidad de carbohidratos que contienen como el plátano, chirimoya, higo, mango, uva y lúcuma. “Para las noches es preferible la manzana, naranja o melón”, dice.
 
LAS FRUTAS
En el verano, estación de año que se caracteriza por el sol y el calor, hay una gran variedad de frutas refrescantes, con colores que aportan pigmentos con acción antioxidante que ayudan a mantener el sistema inmunológico en buenas condiciones y prevenir el cáncer.
Como la sandía que por su color rojo previene el cáncer y reduce los niveles altos de colesterol.
El limón, kiwi y mango ricos en vitamina C, imprescindibles para el sistema inmunológico.
La palta, fruta oleaginosa que contiene grasas saludables.
El plátano, rico en potasio (ayuda a eliminar el sodio) y magnesio (mineral que regula el tránsito intestinal).
Las cerezas, ciruelas e higos con alto contenido de azúcares; el melocotón, albaricoque, melón y sandía bajas en azúcar y muy ricas en agua.
La frambuesa y las moras, son frutas silvestres delicadas de forma redondeadas en color rojo o morado con gusto un poco ácido tienen mucha fibra, potasio y vitamina C, tienen poder antiséptico y previene las infecciones urinarias.
Las peras, tiene elevado contenido de fibra y agua y es baja en grasas.
La palta, plátanos, cerezas, ciruelas son más calóricas. No abusar de ellas si se quiere bajar de peso.
 
CALMAN HAMBRE Y SED
Las frutas son muy buenas para calmar el hambre y la sed entre comidas, son refrescantes, tienen mucha agua y pocas grasas; sus calorías provienen de los azúcares (fructuosa, sacarosa y glucosa), son fáciles de digerir y nos sacian por mucho más tiempo. Son adecuadas en la dieta para adelgazar.
El médico especialista en medicina bioenergética, Víctor Sánchez dice que debemos desechar la idea de que cuanto más proteínas se consuman se va estar más fuerte. “Al contrario, una dieta alcalina a base de frutas y verduras crudas evitará la pérdida de facultades de concentración y discriminación, que si pasa con el excesivo consumo de proteína animales (carnes)”.
Sánchez recomienda comer por las mañanas frutas diuréticas como la sandía, melón, papaya, durazno, manzana, piña y frutas antioxidantes como la fresa, frambuesa, maracuyá, mango, uvas negras y cualquier otra fruta de gran intensidad en su color.
 
También te puede interesar: La cama, lo más importante en el dormitorio