El juicio más complicado de Juan Manuel Guillén

Vie, 06/09/2017 - 13:34 -- paolagomez
Jorge Turpo Rivas

En su gestión se inventó un sistema ilegal de compras directas. El perjuicio fue de más de S/ 36 millones. Ex presidente regional Juan Manuel Guillén puede ser sentenciado junto a ex gerente Jorge Luis Aguilar y otros seis colaboradores.

 
Juan Manuel Guillén todavía no puede disfrutar de la tranquilidad del retiro del poder. Aunque se esfuerza en demostrar lo contrario, estos días los pasa entre su casa de Yanahuara y los juzgados donde es procesado hasta en tres juicios paralelos.
El proceso más complicado que afronta es por los presuntos delitos de negociación incompatible y malversación de fondos.
Ocurre que en su gestión inventaron un sistema ilegal de compras. Violaron las normas de contrataciones del Estado. Según la fiscalía, el perjuicio que generaron a la región fue de más de 36 millones de soles.
Juan Manuel Guillén se defiende culpando de todo a su ex gerente Jorge Luis Aguilar. Durante el juicio dijo que cuando se enteró de los contratos directos (sin proceso de licitación), le envió una comunicación a Aguilar para que deje de usar esa modalidad. "Expresamente se lo prohibí y además le pedí explicaciones", dijo.
Pero según las indagaciones hechas por la fiscalía, ese sistema ilegal se usó durante dos años (del 2012 al 2014).
Es decir que no fue un error momentáneo ni algo pasajero, sino una práctica sistemática y prolongada. Se hicieron 74 contratos bajo esa modalidad.
¿Guillén se demoró dos años en darse cuenta de lo que hacía su gerente? Eso se determinará en el juicio.
En todo momento el expresidente arremetió contra Jorge Luis Aguilar: “Aparentemente, luego de que le ordené que no las haga continuó firmando algunos contratos directos.
Eso probaría expresamente que mi participación no era absolutamente necesaria en las contrataciones", dijo.
La pregunta que deberá responder a lo largo del proceso es por qué no denunció o frenó las acciones de sus funcionarios que operaban al margen de la ley.
A Juan Manuel Guillén, según sus palabras, sus funcionarios no le hacían caso.
En octubre de 2014, la periodista Zenaida Condori entrevistó a Jorge Luis Aguilar sobre este caso. Le preguntó si Guillén autorizó ese tipo de compras.
“En posterior. Cuando le presenté mi procedimiento. Yo no iba a esperar los informes de cada área para tomar una decisión, yo fui de frente al código penal, diseñé una metodología de trabajo, no para beneficiarme, sino para beneficiar a la comunidad y a los proyectos”, respondió. 
Es decir, Juan Manuel Guillén sí supo que Aguilar había creado su propio sistema de compras sin respetar las leyes. Según el exgerente, para evitar la burocracia. “La única razón de ser de esos contratos ha sido superar la burocracia”, afirmó.
Normalmente, según los plazos de ley, un proceso de licitación dura entre 45 y 60 días, si no hay impugnaciones. Es obligatorio que haya varios postores para analizar la mejor propuesta.
Pero a Jorge Luis Aguilar no le importó ese procedimiento y las compras las hizo directamente, en la mayoría de casos, con una sola cotización. Él niega que haya favorecido a ciertos empresarios con esa modalidad, pero la fiscalía cree lo contrario.
Una de las setenta y cuatro compras “a dedo” que hizo Aguilar fue en el 2012 para el Politécnico Rafael Loayza. Adquirió once máquinas para los talleres de fabricación de calzado. Pagó 244 mil soles.
“Entre el valor jurídico del procedimiento y el valor jurídico del resultado, lo que yo he privilegiado es el resultado. Pero para hacer eso, he tenido que hacer una justificación en cada uno de los contratos”, es la justificación de Aguilar para haber burlado la ley.
 
 
 
INMOLADO
Desde que este caso lo reveló la prensa (no fue la fiscalía ni los consejeros regionales), Jorge Luis Aguilar asumió toda la responsabilidad. Ha quedado claro que el ex funcionario está dispuesto a inmolarse por Guillén, a quien calificó en otra entrevista como “su inspiración”. Condori le preguntó: ¿Usted no le teme a la cárcel? “No.
¿Desde cuándo perder tu libertad es perder tu dignidad? Hay mucha gente que está en la cárcel de manera injusta”, respondió Aguilar. Su situación es complicada porque él –incluso cuando citaron a Juan Manuel Guillén a la Comisión de Fiscalización del Congreso de la República– dijo que toda la responsabilidad era suya. Algunos testigos que estuvieron ese día en el parlamento cuentan que cuando acabó la reunión, Guillén se acercó a Aguilar, lo abrazó y felicitó por su actitud.
Junto al exgerente son procesados otros seis ex funcionarios de la gestión Guillén, entre ellos Miguel Ocharán, quien ya estuvo en prisión algunos meses acusado de presunta corrupción en el proyecto vial Arequipa – La Joya.
Juan Manuel Guillén también cumplió prisión domiciliaria casi dos meses por ese caso. Allí se le acusa de haber direccionado la licitación de los estudios de la segunda etapa de la carretera a La Joya.
Por el caso de las compras “a dedo”, la fiscalía ha pedido que Guillén cumpla tres años y cuatro meses de condena. Para Aguilar y el resto de ex funcionarios, solicitó prisión efectiva de cinco años y cuatro meses.
 
 
 
POLÍTICO ETERNO
Juan Manuel Guillén se muestra confiado de salir bien librado de todos los procesos judiciales en su contra. Cada vez que acude al juzgado lo hace acompañado de su esposa Nora Solís y su hija menor Sofía. La exautoridad cumplirá 77 años de edad en noviembre y ha descartado volver a la política activa.
Cuando le han preguntado si volvería a postular a un cargo público el 2018, lo ha negado. Pero con Guillén nunca se sabe. En la campaña electoral de 2009 juró y rejuró que no postularía a la reelección, pero faltando pocas horas para el cierre de inscripciones cambió de decisión. Apeló a la vieja frase de la mala política: “El pueblo me lo pidió”.
Ahora Juan Manuel Guillén dice que se mantiene cerca de la política pero como formador de nuevos cuadros. Recibe a jóvenes y dirigentes sociales en su casa para intercambiar ideas y dialogar sobre política.
No ha descartado fundar un nuevo movimiento político que participe (sin él como candidato) en las elecciones municipales y regionales de 2018.
El primer movimiento regional que fundó fue “Arequipa, Tradición y Futuro” con el que ganó las elecciones para la alcaldía provincial y luego dos veces para el Gobierno Regional. Pero renunció en el 2014, en plena campaña electoral, cuando tuvo diferencias con Yamila Osorio, candidata de ese movimiento.
Toda la vida de Guillén ha estado marcada por la política. En su juventud fue militante del Apra, luego se formó como hombre de izquierda. La actividad política le dio muchas satisfacciones, pero también desavenencias como el tener que ser acusado de presuntos actos de corrupción y, después de dos años y medio de haber dejado el cargo, seguir afrontando procesos judiciales.