Cada voto vale 4 soles

Vie, 04/28/2017 - 13:30 -- paolagomez
Enrique Zavala

Su voto al Congreso de la República le ha dado al partido dinero contante y sonante para mantenimiento de locales partidarios, capacitación e investigación.

 
Si usted marcó el símbolo en las últimas elecciones al Congreso de la República, no solo le estaba dando su confianza a un partido político, sino también dinero, un poquito más de 4 soles, sí, eso lo que vale un voto para las seis agrupaciones que por primera vez recibirán fondos públicos para su manutención.
La legislación peruana contempla desde el año 2003 que los particos políticos nacionales reciban dinero de todos los peruanos, una suerte de subvención para que puedan formar ciudadanos conscientes de sus derechos y dispuestos y preparados para asumir funciones públicas.
Fuerza Popular, Peruanos por el Kambio, Frente Amplio, Alianza para el Progreso, Acción Popular y Alianza Popular, son los que recibirán un subsidio de más de 74 millones de soles desde 2017 hasta el 2021, casi 15 millones de soles de todos los peruanos por año.
Estos 6 partidos políticos y alianzas con representación congresal son los que recibirán a partir del mes entrante el financiamiento público directo. Pudieron haberlo recibido hace 14 años pero la ley establecía que dependía de la disposición presupuestal, que recién se ha dado ahora.
En esta primera entrega Keiko Fujimori y Fuerza Popular recibirán S/ 4’517,854. A Peruanos por el Kambio, el partido del presidente Kuczynski le corresponde S/ 2’587,131. Al frente Amplio de Verónika Mendoza y el cura Arana les entregarán S/ 2’342,016. Alianza para el Progreso de César Acuña, que bajo ese nombre fue con Restauración Nacional del pastor Lay,  tiene una asignación de S/ 1’884,409. Acción Popular de Lescano y García Belaunde contarán con S/ 1’ 686,866, mientras que Alianza Popular que incluye al Apra de Alan García, al PPC de Lourdes Flores y Vamos Perú del alcalde del Callao, Juan Sotomayor, tendrá una subvención de S/ 1’795,220.
Esta es, sin lugar a dudas, la contribución más grande que reciben los partidos políticos fuera de campañas electorales. Con una pobre militancia, donde casi la totalidad es inactiva luego de los procesos electorales, los partidos políticos languidecían en el Perú y este parece ser sus salvavidas.
Fuera de Lima tener un local partidario era un casi un lujo. Por ejemplo, los últimos 5 años en Arequipa el local del Partido Popular Cristiano (PPC) quedaba en la oficina que pagaba el entonces congresista Juan Carlos Eguren. Los varios locales del Partido Nacionalista fueron desapareciendo, más aún cuando aparecieron las denuncias de corrupción contra Ollanta Humala y Nadine Heredia.
Luis Barboza Dávila, gerente de Supervisión de Fondos Partidarios de la Oficina Nacional de Proceso Electorales, explicó que el dinero que el estado entregará a estos partidos políticos se debe invertir en formación y capacitación de militantes y ciudadanos, investigación y funcionamiento de locales partidarios. Realmente es una gama amplia que permite un uso muy poco controlado de estos fondos públicos.
Los montos que recibirán en  mayo corresponden al acumulado de los cinco primeros meses del año, pues en adelante las entregas serán mensuales. En el caso de las alianzas electorales, las dirigencias de los partidos que la integren deberán llegar a un acuerdo para la distribución de la partida que el Estado depositará en la cuenta bancaria de la alianza.
¿Cómo se establece la cantidad que se da a cada partido? Depende de la cantidad de votos válidamente emitidos que han recibido el partido o alianza para el Congreso de la República. Se ha establecido que por cada voto se entregará el 0.1% de una Unidad Impositiva Tributaria conocida como UIT, que este año se fijó en S/ 4,050, así que es un poquito más de 4 soles.
La cantidad total de votos de las agrupaciones con representación en el Congreso multiplicadas por esos 4 soles y pico dan los S/ 74’067,492 que se entregarán en partidas en 60 meses hasta diciembre del año 2021.
El 40% de esos 74 millones se distribuye en partes iguales entre las 6 agrupaciones y el otro 60% de acuerdo a los votos alcanzados en la elección.
 
 
 
 
FINANCIAMIENTO
La Ley Nº 28094 Ley de Organizaciones Políticas establece que estas pueden recibir financiamiento público y privado, y ha sido el financiamiento privado el que siempre despierta una serie de sospechas.
La reciente revelación de la “contribución” de 3 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht a la campaña electoral del año 2011 del ex presidente Ollanta Humala, ha puesto nuevamente en tela de juicio las contribuciones que reciben las agrupaciones políticas.
En el caso de Odebrecht venían, aparentemente, del mismo fondo especialmente destinado al pago de sobornos a gobernantes y funcionarios públicos para asegurarse no sólo la ejecución de obras multimillonarias, sino también su sobrevaloración escandalosa que les permitieran ganancias enormes.
Ahora mismo se discute en el Congreso de la República cómo deberían recibirse los donativos. La propuesta principal que han sugerido hasta organismos internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico – OCDE, conocido como el club de los países más ricos del mundo, es que todo aporte sea bancarizado.
La ley peruana solo exige la bancarización de aportes de más de una UIT, es decir mayor a 4 mil soles. Pero la bancarización no es una garantía. Según la declaración del que fue el hombre fuerte de la constructora brasileña Odebrecht en el Perú el entregó millones de dólares en efectivo a Nadine Heredia, que llevaba en un maletín, tal y como se ve en las películas.
El secretario general de la Asociación Civil Transparencia, Gerardo Távara, ha dicho reiterativamente que en el Perú no hay suficiente garantía para impedir que dinero sucio, entre a las campañas electorales.
Hasta el momento, pues se discuten reformas en la ley, se permite que una sola persona o una sola empresa puedan dar a un partido hasta 60 UIT al año, casi un cuarto de millón de soles. Hay otros especialistas que sugieren que la cantidad se eleve hasta 200 UIT. ¿Habrá una persona o empresa que quiera realmente dar, sin querer sacar una ventaja, más de 800 mil soles al año?
En las campañas electorales peruanas ha habido dinero no sólo de Odebrecht, sino también se presume que se ha lavado dinero del narcotráfico, de la minería ilegal, de coimas y más. Es por eso que el ideal es que los partidos políticos sean sostenidos por el Estado, para permitir campañas electorales más equilibradas.
El problema actual es que los más de los partidos políticos que han llegado al poder están desideologizados, y han sido solo una organización para que un individuo logre sus afanes de poder. Perú Posible del ex presidente Toledo pareció desde siempre más su chacra que una organización que promoviera el desarrollo del país y la felicidad de los peruanos.
La vigente Ley de Organizaciones Políticas prohíbe recibir contribuciones de entidades públicas, empresas del Estado o entidades con participación de este, pero ha sido evidente que muchos gobernantes nacionales, regionales o locales o funcionarios públicos desvían fondos para garantizar reelecciones, por ejemplo.
Tampoco los partidos pueden aceptar donaciones de partidos políticos o agencias de gobiernos extranjeros, con la excepción de que esos aportes sean destinados a la formación, capacitación e investigación.
Lo real es que esto ha sido una coladera. El fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, bombeó dinero de su petróleo a varias campañas electorales en América Latina, incluido el Perú, para que políticos afines a su “bolivarianismo” llegarán al poder.
Lo que se hace evidente es que el mayor problema es la falta de un control real para que los partidos no sean usados como lavandería de dinero de personajes u organizaciones criminales que les interesa, más que nunca, estar en el poder.
 
 
 
 
También te puede interesar: Nadine Heredia S.A.C.