Aerolíneas: una nueva forma de volar

Jue, 01/26/2017 - 14:25 -- paolagomez
Enrique Zavala

Viajar en avión incluso más barato que yendo en bus. Las aerolíneas de bajo costo ingresan al Perú y anuncian pasajes a 60 soles. ¿Sabes por qué cobran tan poco?

 
El pasaje más barato para volar de Arequipa a Lima es de 45 dólares y se debe comprar con 30 días de anticipación y otras restricciones, como que sólo 5 asientos por vuelo tienen ese precio, los demás lo duplican. Por eso causa mucha duda en la gente que se haya anunciado por radio, televisión y periódicos un pasaje a Lima por avión en 60 soles.
Cuando uno de esos incrédulos entra a Trotamundos, Eddy Carpio, el dueño de esa agencia de viajes, les dice que Viva Perú la aerolínea que lo ha ofrecido aún no está funcionando y les advierte que “no todo lo que brilla es oro”.
Noviembre empezó con la buena noticia de que una aerolínea de bajo costo operaría en el país con una tarifa por tramo de 17 dólares, o sea los 60 soles anunciados. Se trata de una expansión de Viva Colombia del grupo Irlandia  Aviation, considerado como un pionero en los llamados low cost (vuelos a bajo costo).
Las aerolíneas de bajo costo no son una novedad en el mundo, son muy populares en Europa y Estados Unidos donde no sólo hacen vuelos internos, sino internacionales.
América Latina es un punto de expansión de este servicio que ha popularizado el antes caro y exclusivo viaje por avión. Viva Colombia opera desde 2012 y se calcula que ha obtenido un 12% del mercado aerocomercial de ese país, donde la clase media está en constante crecimiento y que podría llegar a ser la mitad de  su población en 2020.
El número de viajes aéreos en el país del buen café subió de 10 millones en 2003 a 34 millones en 2015. William  Shaw, el director ejecutivo de  Viva Colombia, dijo que Viva Perú esperaba transportar 700  mil personas en su primer año  de funcionamiento.
No es una cifra difícil de alcanzar si se  tiene en cuenta que en Colombia pasaron de transportar 20 mil pasajeros en el primer mes  a 60 mil en el tercero.
 
¿CÓMO FUNCIONA?
¿Cómo una aerolínea puede ofrecer pasajes a 60 soles o 17 dólares? En general hay que ver que como dice Carpio “no todo lo que brilla es oro”, y que al igual que las aerolíneas convencionales ese precio solo se asignará a un reducido número de asientos en cada vuelo. En general, el precio puede estar alrededor de 30 dólares, igual resulta bastante  más barato que en un vuelo convencional.
El sistema de las aerolíneas de bajo costo se basa en un concepto muy simple: cobrar solo por lo fundamental, quitando todo lo adicional.
Cobran entonces por el viaje, dejando fuera del precio del ticket todo lo adicional que venía con el glamour de ir en avión, como el almuerzo o cena que se pasaba y que solía incluir desde cerveza hasta champaña.
Hace unos meses la BBC contaba que hace 30 años cuándo el director ejecutivo de American Airlines, Bob  Crandall, dispuso que se  deje de servir simplemente “una aceituna en el menú de primera clase, la compañía comenzó a ahorrarse 40 mil dólares al año”.
Actualmente en los vuelos cortos como el de Arequipa a Lima, de una hora y cuarto, las aerolíneas solo pasan un vaso de gaseosa, un chocolate y un pequeño queque, nada extraordinario.
“En los vuelos de las aerolíneas de bajo costo lo único que no te cobran en la cabina es el aire”, dice Eddy Carpio.
Efectivamente sino se paga las aeromozas no te dan nada, claro que tampoco lo hace LATAN, la aerolínea que lidera el mercado peruano, cuando uno viaja de Arequipa a Cusco, un vuelo que dura alrededor de media hora.
El nuevo sistema de viaje aéreo barato también ha reducido el equipaje libre que se puede llevar, dejándolo, en el caso de Viva Colombia y por supuesto en Viva Perú, en sólo 6 kilos en un equipaje de mano que no exceda las dimensiones de  40x35x25 centímetros, es decir una mochila promedio. Si quieres llevar más, debes pagarlo.
Los precios bajos de los pasajes aéreos no buscan arrancar los clientes a las aerolíneas convencionales, sino más bien atraer a los que no viajaban por avión, porque era un servicio muy caro. Shaw dijo en el lanzamiento de Viva Perú que entraron en el mercado peruano por las tarifas “excesivamente caras” y las ganas de viajar de los peruanos.
Un viaje de Arequipa a Lima por tierra en los servicios ejecutivos de buses interprovinciales puede costar el doble o más que los 60 soles que ha ofrecido Viva Perú, y resulta siendo mucho más seguro, teniendo en cuenta que el año pasado las empresas de transporte terrestre han tenido 139 accidentes carreteros con 285 muertos y 1653 heridos.
En las nuevas aerolíneas con pasajes baratos se ahorra en  todo menos en seguridad, los estándares son los mismos que las líneas aéreas con precios altos.
Lo que buscan estas empresas es operar con un solo tipo de avión para que el tema de revisiones y mantenimiento  sean estandarizadas y por tanto más baratas. Viva Perú empezará a operar con dos Airbus 320 y proyectan tener ocho en los próximos tres años.
Los ahorros también se dan porque el personal con el que cuentan es reducido. No tienen agencias ni counter permanente en aeropuertos. Su personal administrativo es reducido y multifuncional.
 
LAS VENTAJAS
El ex presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Arequipa, Rafael Cornejo, ve muchas ventajas en la llegada  de las aerolíneas de bajo costo.
Estima que los viajeros que vienen a Arequipa por negocios subirá un 10 por ciento, así que su proyección es de 1 millón 220 mil para el 2017.
No hay estadísticas formales, pero se estima que unas 120 mil de las personas que llegan por negocios viene solo por el día, sin equipaje, así que esos son los que migrarían hacia Viva Perú. Carpio piensa lo mismo, y advierte que una sola empresa que sabe que sus trabajadores tienen que viajar en  fechas preestablecidas, puede comprar con anticipación y por mucho tiempo, los pasajes más baratos con el fin de reducir sus gastos. Eso dejaría  a los viajeros particulares en desventaja para conseguir los precios más bajos.
 
UN NUEVO AEROPUERTO
Carpio, que ha sido el presidente de la Asociación de Agencias de Viaje y Turismo de Arequipa, coincide con Cornejo que habrá un aumento del flujo turístico.
Arequipa está bien preparada para ello. Tiene una capacidad de más de 16 mil camas y solo se ocupan la mitad de ellas. Por allí no hay problema.
El asunto que preocupa a Cornejo es que el Aeropuerto Rodríguez Ballón de Arequipa está actualmente congestionado con los 21 vuelos diarios, y eso empeoraría con los viajes de Viva Perú y de otras aerolíneas de su tipo que podrían entrar en el mercado. En diciembre, por ejemplo, entrará a Colombia Wingo, en el mismo rubro de low cost, con una inversión de solo 6 millones de dólares, ya que usará parte del aparato de su propietario Copa Holding.
Las posibilidades de ampliación son aparentemente fáciles. Aeropuertos Andinos, concesionario del terminal aéreo de Arequipa, tiene el proyecto de habilitar el viejo aeropuerto de la ciudad, contiguo al actual, y que está en manos de la Fuerza Aérea. Si lo consigue, la adecuación sería rápida y relativamente barata.
Lo mejor, dice Cornejo, es que todo esto empujaría a que Arequipa tuviera vuelos internacionales de corta distancia, que también suelen ser cubiertos por aerolíneas de bajo costo.
Las tarifas bajas no resultan ser novedosas en el Perú.
 En la década de los 90 Aerocontinente se convirtió en la aerolínea más grande del país con tarifas muy bajas. Uno conseguía pasajes Arequipa-Lima-Arequipa en 45 dólares, sin restricciones y con buenos refrigerios y bastante equipaje.
En esa época creció el  mercado pero no como podría crecer hoy.
La situación del  país era bastante diferente, y la clase media estaba empobrecida. Ahora por el contrario se engrosa y la capacidad de consumo aumenta.
El problema con Aerocontinente fue que el negocio no era volar y trasladar pasajeros. Años después se descubrió que su dueño, Fernando Zevallos, y su familia, usaban la empresa para lavar dinero del narcotráfico.
 
 
 
 
 
También te puede interesar: La médico más bella del mundo