¿Es necesario consumir leche?

Vie, 07/07/2017 - 12:28 -- paolagomez
Sandra Delgado

Según el doctor Víctor Sánchez su consumo no es recomendable por varias razones.

 
El ser humano es único dentro del reino animal que toma leche toda su vida y, además, leche de otra especie. ¿Cuán beneficiosa es la leche? Según el doctor Víctor Sánchez, especialista en medicina bioenergética y ex jefe de Medicina Complementaria de Essalud en Arequipa, la leche trae más problemas que beneficios.
“La leche de vaca no es un alimento adecuado para el ser humano, tal vez para los niños entre 1 y 3 años podría estar justificado, pero después hay que tomar en cuenta otros factores”, señala.
En primer lugar hay que ver que la leche de la mujer está diseñada para los seres humanos, es una leche más fina para el desarrollo de un cerebro que pesará 1 kilo 200 gramos y para un cuerpo que pesará unos 70 u 80 kilos.
La leche humana tiene lo necesario para que el recién nacido se desarrolle saludablemente.
En cambio la leche de vaca está diseñada para alimentar un cerebro de solo 900 gramos que es lo que pesa el de una res, pero que busca que el cuerpo crezca hasta alcanzar 400 o 500 kilos.
Sánchez señala al respecto que la leche de vaca tiene mucha grasa y proteína que no es beneficiosa para los humanos. “El cerebro humano tiene sus conexiones en base a grasa no saturada. En la leche de vaca hay un exceso de proteínas y de grasas, su consumo hace que el cerebro de las personas sea más lento y más pesado en sus conexiones”,  puntualiza.
La leche tiene otros problemas. Hay personas alérgicas a la lactosa cuyo efecto en su organismo es inmediato y que no la toman, pero en otros casos hay personas que no notan el daño que les va haciendo.
Las personas con cáncer, por ejemplo, no deben consumir leche. “Hay un temor infundado de quitar la leche a niños, pero esta se puede reemplazar con quinua, kiwicha y harina de  coca en especial. También se puede consumir el calostro de la vaca, que es la leche de los primeros 3 días después de parir. En el calostro hay lo que llamamos inmunoglobulinas que son una suerte de vacunas contra cientos de enfermedades incluso contra el cáncer”, dice.
 
TUMORES
La leche tiene hormonas para que el ternero crezca 10 veces más, tiene el factor insulínico de crecimiento. “El ser humano solo multiplica 5 a 7 veces su tamaño al nacer. Con el factor de crecimiento hay la tendencia a producir tumores por el exceso de esta hormona. Son tumores de grasa, benignos, pero de todas maneras preocupa”, explica.
 
OSTEOPOROSIS
Si bien la leche endurece y fortalece la parte media del hueso, ablanda las articulaciones. Si se calcificara todo el hueso el becerro se quedaría enano. “No funciona para la osteoporosis se endurece la parte central del hueso y no los extremos, así que hay artrosis, osteoporosis y dolores”, dice.
Sánchez sostiene que para prevenir y tratar la osteoporosis se tiene que consumir fuentes de calcio sencillas y baratas, como la cáscara de huevo que hay que hervir, luego molerla al polvo y tomarla, pues es calcio orgánico.
También hay calcio en la quinua, en el cacao, el ajonjolí, la kiwicha y los granos y menestras. Algo que ayuda a prevenir la osteoporosis es comer menestras dos veces por semana, por ejemplo.
La harina de coca es la que más calcio contiene. Sánchez dice que como prevención los adultos deben tomar una cucharada al día y las que ya padecen osteoporosis deben consumir dos al día por unos 6 meses.
 
FLEMAS
Uno de los componentes de la leche de vaca genera mucha flema, por eso la leche no es recomendable para asmáticos. Sin embargo puede tomarse como remedio y solo por 7 días, una mezcla con sábila y miel de abeja, que tiene otros componentes que juntos funcionan como un broncodilatador y ayuda en la expulsión de flemas.
Uno de los componentes clave es el zinc que tiene la sábila. La leche solo debe ser usada como alimento, dice Sánchez, en caso de una emergencia, como ya se ha hecho en grandes conflictos o catástrofes que ha afrontado la humanidad.
 
LOS DERIVADOS
Los derivados lácteos tampoco deben consumirse, pero la propaganda comercial los recomienda. Los quesos y mantequilla o el mismo yogurt deben reducirse en la mitad en promedio tanto en cantidad y en frecuencia y luego a la cuarta parte en el quinto mes, según las recomendaciones de este médico. Comer pizza es posible, pero Sánchez recomienda unos 3 trozos al mes y al día siguiente comer mucha fruta para que barra no solo con los componentes naturales de la leche de vaca, sino con las sustancias químicas que tiene la alfalfa con la que se alimenta ese animal. Recomienda el consumo de 2 tazas de piña o papaya picada.  Un helado a la semana podría ser aceptable, pero sería mejor si se consume con frutas.