Villanueva: “Hay que entrar en la descentralización fiscal”

Mar, 02/14/2017 - 13:50 -- paolagomez
Juan Carlos Cruzado

Una entrevista con el congresista César Villanueva, quien fuera presidente regional de San Martín y Presidente del Consejo de Ministros, en el gobierno de Ollanta Humala.

 
–¿Cómo ve este proceso de descentralización desde el Congreso y fuera de un gobierno regional?
–Sin duda, el proceso de descentralización que se inició hace más de trece años tiene que dar un segundo salto, para reforzarse. Salir de la departamentalización para entrar en la articulación de regiones, que algunos denominan macrorregiones, pero yo prefiero llamarlas corredores económicos, que van a articular muchas regiones y entrar en la fase de la descentralización fiscal.
 
¿Por qué una descentralización Fiscal?
Está claro que un proceso como este, con las regiones y gobiernos locales, mientras tengan una dependencia absoluta de los recursos del Estado y tesoro público, siempre van a tener una posición no solamente débil, sino que también no les permitirá contar con una planificación estratégica del desarrollo, porque si no tienes fondos predecibles no puedes imaginar cuánto puedes invertir en el corto y el mediano y una proyección para el largo plazo.
 
–¿Cuáles considera que son las políticas fundamentales para el desarrollo de las regiones y gobiernos locales?
–Creo que ahora, coincidiendo con las políticas nacionales, son el agua y el saneamiento, que el presidente Pedro Pablo Kuczynski quiere impulsar. Y hay coincidencia entre las prioridades nacionales y regionales, así como locales. Si tenemos esa prioridad, por ejemplo, para trabajarla en conjunto, es lógico que podemos articular diversas formas de financiamiento que ayuden al tesoro público. Por ejemplo, iniciativas privadas, alianzas público-privadas, obras por impuestos, concesiones, es decir, hay una variedad de estrategias financieras que se pueden hacer.
 
–¿Qué se requiere para ello?
Obviamente se necesita una articulación de los tres estamentos: local, regional y nacional, para cubrir con normas que pudiesen necesitarse para hacer estos procesos de la manera más rápida, eficiente y podamos cumplir las metas.
 
– El Congreso aprobó un proyecto de reforma constitucional que reconoce al agua potable como derecho constitucional, ¿qué opinión tiene? 
–Considero que, además de esto, necesitamos fijar una estrategia sobre cómo conservamos el agua; entonces, se debe establecer la construcción de reservorios estratégicamente ubicados, de tal manera que en los momentos de creciente temporal de lluvias podamos aprovecharlo y almacenar el agua, todo es posible.
Tenemos una política de prevención que hoy día está muy débil y ahora debemos empezar a hacer políticas reales de prevención en los distintos sectores porque este cambio climático ya es una realidad.
 
–Cuándo habla de dar el salto al proceso de descentralización ¿el camino es formar macrorregiones?
–Sin duda, estas macrorregiones se están formando, pero aún tienen una dependencia muy fuerte; entonces, de lo que se trata es que al instalarse puedan buscar formas de explotación, por ejemplo, para la energía. Nosotros tenemos un banco energético en la ruta que es San Martín-Amazonas con las hidroeléctricas, hasta para exportar, pero necesitas facilitar la inversión privada, eso significa normas, concesiones, todo esos arreglos de orden legal que hay que hacerlos en conjunto porque las regiones no la pueden hacer, no tienen competencia para eso. También el Legislativo puede ayudar.
 
–En todo caso, los departamentos que se convirtieron en regiones ¿ya no son el camino?
–Los departamentos que se llaman regiones ya no son suficientes, hablamos de algo así como un pequeño curaca que ya no llega a más. Entonces tienes que articularse con, por ejemplo, el océano Atlántico con el océano Pacífico, que uniría Brasil con Loreto, San Martín, Amazonas, La Libertad, Lambayeque, Cajamarca, Piura y Tumbes, con un corredor gigantesco, para venderles a los brasileños los fosfatos de Bayóvar, que los tenemos y empezamos a comerciar, vía el Atlántico con otras zonas amazónicas y otros países. Además, podemos hacer que los brasileños usen los puertos de Paita o Salaverry.
 
–¿Considera que en la actualidad existen las condiciones para avanzar aún más en la descentralización?
–Creo que hay las condiciones adecuadas; he conversado con el Ministerio de Economía y Finanzas y con la Oficina de Apoyo a las Regiones de la Presidencia del Consejo de Ministros y hemos acordado hacer una comisión el Ejecutivo, MEF, PCM, Legislativo y los gobiernos locales y regionales, para juntos empujar el carro en la misma dirección; entonces, si logramos hacer eso, será potente; si hacemos un poco de política seria podemos aprovechar esas potencialidades en energía, recursos renovables, turismo, agroindustria, entre otros.
 
–¿Cuándo estaría implementándose esta comisión?
–Debe formarse dentro de poco y ya estamos empezando a dar los primeros pasos; lo que debemos hacer es no una comisión de trabajo burocrática ni asambleísta, sino que vamos a buscar cuáles son las columnas fuertes de competitividad que tienen las regiones como la Amazonía con el tema forestal.
 
–En algún momento se habló de una redistribución del canon, ¿qué ocurrió con esta propuesta?
Nunca cuajó, porque nunca hubo la voluntad política de hacerlo, lo que pasa es que el canon se ha entendido como una propiedad de las regiones donde hay explotación, eso no es así, pero si fuera así, la idea no es quitarles el canon a regiones como Áncash o Moquegua, sino aspiramos a que la redistribución sea la más equitativa, mientras que en las regiones sin canon pueden generar recursos de otra manera como San Martín, que es competitiva y ganó premios mundiales por la calidad de su cacao. Eso me hace pensar que, en otras regiones con gas, petróleo o cobre, si se puede hacer un buen desarrollo descentralizado.
 
El Grupo Propuesta ciudadana explica que la descentralización fiscal es el proceso por el cual se transfieren responsabilidades y competencias fiscales relacionadas con los ingresos y los gastos públicos desde el gobierno central a los gobiernos subnacionales, con lo cual se garantiza, a estos últimos, un cierto nivel de autonomía financiera.
Asimismo, la descentralización fiscal guarda relación con la forma en que el Estado se organiza administrativamente en sus distintos niveles de gobierno. Si bien difiere de la descentralización económica y de la regionalización propiamente dicha, se relaciona con ellas en la medida en que su realización incluye la transferencia no solo de competencias sino, también, de recursos hacia los gobiernos regionales y locales.
Su objetivo final es que estos ámbitos de gobierno puedan brindar más y mejores servicios públicos de los que puede brindar un Estado centralizado. Esta posibilidad se sustenta en el hecho de que los gobiernos regionales y locales se hallan más cerca de los ciudadanos y, en este sentido, conocen más sus problemas y necesidades, y pueden encontrar la forma más óptima de resolverlos.
La descentralización fiscal constituye, en otro sentido, un proceso de fortalecimiento institucional, pues solo este hace posible que los gobiernos regionales y locales puedan generar y administrar sus propios recursos, promover la participación ciudadana, y mejorar la calidad de los servicios públicos.