Sexting, atrapados en sus redes

Mar, 10/04/2016 - 12:50 -- raquel sumire
Eduardo Andrade

Sexting, ciberbullying, pornografía infantil, daños al honor y hasta suicidios, puede generar el envío, supuestamente inocente, de una foto o video al desnudo a tu pareja o amigos.

 
Como muchas cosas malas, el sexting empieza como un inofensivo juego. Una travesura. Un acto de confianza y entrega. Te haces unas fotos o grabas un video en tu celular con poca o sin nada de ropa y lo envías a tu pareja o algún amigo para que lo disfrute. Pasa el tiempo, se acaba el amor o la amistad y sufres las consecuencias. Tu cuerpo desnudo empieza a circular por las redes sociales. Lo que empezó como un juego se convierte en tu peor martirio. Así es la nueva práctica sexual en la era digital.
 
Esas imágenes también pueden ser utilizadas para extorsionarte, para hacerte bullying, dañar tu honor y más. Jessica Montenegro, fiscal de familia, dice que algunos casos, sobre todo en menores de edad, acaban en suicidio. En Arequipa, explica Montenegro, se investigan cuatro casos. «Una de las menores –dijo–, por la vergüenza, intentó quitarse la vida».
 
Los adolescentes que difunden las imágenes de sus ex parejas o amigos son procesados bajo la condición de infractores y pueden pasar detenidos hasta 10 años en un centro de readaptación juvenil.
 
«Los jóvenes creen que las imágenes que envían se quedarán en el ámbito de la intimidad, confían en la discreción del receptor, pero no siempre ocurre así y terminan haciéndose daño», comenta la fiscal.
 
También advierte sobre la mala influencia que ejercen los programas de televisión como los realitys de competencia donde los participantes cada vez aparecen con prendas más cortas. Eso hace creer a muchos niños y adolescentes que está bien que se tomen fotos con poca ropa. El control de los padres de familia es fundamental en estos casos.
 
Janira, una escolar de doce años del colegio Jorge Basadre, contó que tiene una cuenta de Facebook, a pesar que la edad recomendable para abrirla es a partir de los trece o quince años. Pero en el caso de Janira, la cuenta la abrió con su padre y él también tiene la contraseña y puede hacer un seguimiento de las publicaciones y conversaciones de su hija.
 
«Nos comentaron un poco sobre el sexting en el colegio, pero ahora nos ha quedado mucho más claro sobre los riesgos y los cuidados que debemos tener», dijo tras la presentación de la campaña de prevención del sexting que organizó el Ministerio Público el último jueves.
 
Cuando algún adulto seduce a un menor por las redes sociales y le exige le envíe fotografías o videos desnudo, rompe la línea que existe entre el sexting y la pornografía infantil. De hecho, la fiscalía en Arequipa investiga hace varios meses el caso de una menor que fue seducida a través de Facebook por una red de pornografía infantil. Hasta la fecha no se ha podido hallar al delincuente que se aprovechó de su persuasión para obligar a la menor a enviarle no solo imágenes de desnudos, sino videos manteniendo relaciones sexuales con diferentes hombres.
 
La única manera de frenar esta escalada de peligro que llega desde un simple teléfono celular o desde la computadora en casa, es la prevención.
 
«Muchas veces los niños y jóvenes se comunican más con sus amigos a través de su celular y ni dialogan con sus padres en casa. La tecnología ayuda mucho, pero hay que tener siempre presente sus riesgos», dijo José Morales, docente del colegio José Caruana.
 
El sexting implica diversos riesgos, psicológicos, legales y hasta de la integridad física de quienes lo practican. Es mejor medir las consecuencias antes de apretar el botón del envío.
 
También te puede interesar: Libros de suspenso policial que debes leer